Gerardo Castillo

FOTOGRAFÍA PERFOMÁNTICAS

iudad de México, 1983.

He pensado en cuál es el motivo esencial de mi trabajo, busqué en lo fotográfico o en referencias autorales, incluso en la pulsión misma del disparo, pero en realidad, en donde encontré mi voz por la imagen, es en su construcción, en su materialización de los procesos y después de todo eso, hacer un registro técnico y disciplinado de esa construcción.

Esto me ha llevado a que, dentro de mi práctica fotográfica, he decidido establecerme en un punto medio entre el acto performático y la imagen:  

Ver los espacios como sets, vestuarios y una dirección que hace que los personajes sean parte de lo que los viste y los rodea , no solo como una mortaja si no como una extensión de ellos mismos.

 

Esta serie de imágenes que presento, están realizadas como parábolas de los viajes: Espacios mínimos dentro de otros, una reflexión que, sin quererlo, se presenta como ficción,  que sucede en otro uso horario, en otro clima o a otra altura. Una visión de microscopio de una realidad que no me pertenece, y que probablemente no entiendo, pero la miro y me confronto con ella.

EL SANTIAGO QUE CAMINÓ HACIA LA SOMBRA PARA VER DE FRENTE EL SOL | 2018

EL MUÑECO QUE DECIDIÓ ABRIRSE EL PECHO PARA SALIR A VER VOLAR A  LOS PÁJAROS  | 2019

EL INSURRECTO DANZANTE QUE DECIDIÓ OLVIDAR SU NOMBRE | 2018

UNA VEZ QUE SE VIERON SE FIERON CUENTA DE QUE ESTÁN HECHOS PARA SOPORTARSE EL UNO AL OTRO | 2019

VOULANGIS | 2020

 

 

EN EL MOMENTO QUE VIERON SUS DIFERENCIAS COINCIDIERON QUE LA LLUVIA QUE ERA LA MEJOR MANERA DE COMUNICARSE | 2019